Páginas vistas en total

viernes, 25 de octubre de 2019

No dejes que muera... “Salvar una obra en peligro de extinción" "Resucitada (de nuevo) en La casa del libro"

https://www.casadellibro.com/libro-no-dejes-que-muera/9788492528707/1616307




(Las Esencias Primigenias se adelantaron quince años a SENSE8)

Se encontraba descatalogada, agotada, y resucitó. Abrir.



Si optan por abrir el enlace y comprarla... sería de gran ayuda para que la obra continúe en la librería -parece ser que las distribuidoras no tienen mucho interés con estos autores que ni llegan al millón y hacen arriesgar sus salarios-. 

De lo mejor, es la reseña de José Manuel Pampin Vilar en la Revista danesa Aurora Boreal.

También pueden seguir leyendo, y optar por una nutrida variedad de opciones:

Si decide adoptar la defensa de los árboles que se invirtieron:

a-    Puede dirigirse a su  librería preferida o a la librería de “La casa del libro” y solicitarla al gentil vendedor/a; si éste o ésta le esgrime el argumento de que se ha agotado… no le crea, e insista, puede optar por la magnífica idea de: “Encargarla”; si realiza esta propuesta y deja su número de teléfono, puede ser que si llegamos al millón o a los dos millones, se logre que la repongan en la librería física -en la online ya se encuentra, ¿se acuerda? Lo leyó arriba. Si por esas razones del destino que suele ocurrirnos a la mayoría, usted no vive en España, ésta puede ser una excelente razón para viajar. ¿No le parece? (Ésta es mi preferida, la recomiendo)

b-    Puede llamar por teléfono a su librería preferida o a la librería “La casa del libro” y solicitarla –también puede gritar desde su ventana, en caso de que viva enfrente o muy próximo o disponga de un megáfono-; cuando nuevamente le expliquen que se encuentra agotada, desista de la falacia y encárguela. Insisto, si se logra el millón o los dos millones esperados, se conseguirá que la tengan disponible. Si se reitera la situación por la cual, el destino no le procuró una residencia en España, y no se encuentra en sus planes ir a vivir o viajar en un futuro muy próximo –recuerde la celeridad del salvataje-, entonces, si es de bolsillos venturosos y holgados:  le sugiero que pase  al “c”, y en todo caso, si comparte los bolsillos de los humanos más comunes: estrechos y escuetos, diríjase directamente al  “d” o “e”. 

c-    Puede solicitarla por Internet; y aguardar. https://www.casadellibro.com/libro-no-dejes-que-muera/9788492528707/1616307

d- Compartirla en su red favorita. A la gente le encanta que le compartan enlaces de libros, ¿a quién, no?

e- Puede enviar un mensaje al servicio de atencionalcliente1@casadellibro.com    con el siguiente mensaje –u otro que Ud. considere oportuno-:

Soy … (y en el lugar de los tres simpáticos puntos, escribe su nombre y apellido), y quisiera que nuevamente vuelvan a tener disponible en la librería física el libro “No dejes que muera” de Rita Gardellini.


Probablemente si optó el "e-" ya estaríamos refiriéndonos a familia, ¿no? 
Gracias primos.

f-    Puede obviar todo lo anterior, y colaborar a la desazón de los árboles invertidos, y ya sabe que la desazón de un árbol es cosa seria, y por lo tanto, en el futuro: deberá esquivarlos (porque es archiconocido que cuando se sienten desperdiciados, ellos también suelen arrojar sus desperdicios: ramas, hojas secas, cortezas, algún nido abandonado o le que les plazca, así que ya sabe: no podrá pasar cerca y aún menos debajo).
(Ésta no me agrada, pero es la más cómoda, y a decir verdad: poco probable que los árboles tomen represalias)

g-   Si llegó hasta la “g” –sí, justo la inicial de mi apellido-, y ha prestado oídos a este ingenioso papelón puede ser probable que haya logrado despertar su interés y la compre para “no dejarla morir”.

Muchas gracias. Atte. RG

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas e interior




Biblioteca de lectora (No a todos nos gustan las fotos)


Son los actores que insisten en protagonizarla para obtener uno o dos Oscar 
(Imagen cortesía de Cecilia Pérez, administradora de Divinas lectoras)

Biblioteca de otra lectora

Mi amiga Gilda

Mi amiga Graciela

En una casa en Delawere

Foto de Marga Bohana


Mi amiga Diana (la leyó dos veces)


Lector

 La bella hija de una lectora (no es para menores)


 Otra lectora


Y, si me envía su foto -leyendo la novela, que tampoco esto es Vogue-, acá aparecerá 







😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁😁




lunes, 31 de diciembre de 2018

2019 DC

Resultes agnóstico, católico, ateo, judío, musulmán, budista, protestante, cristiano... lo cierto es que el 2019 por estrenar -ya estrenado en medio planeta- es 2019 DC. 
Por otra bella vuelta al sol -algo que tenemos todos en común-. 
Gracias.


                         Rita Gardellini

La imagen puede contener: texto

lunes, 2 de julio de 2018

Sense8 Esencias primigenias: No dejes que muera, 2009



Sense8 

Esencias primigenias: No dejes que muera, 2009


En 2009, la editorial Baile del sol publicaba mi novela No dejes que muera.
Fue escrita en 2002.

Las Esencias primigenias se adelantan a los Sense8

Tres páginas de No dejes que muera... 





miércoles, 28 de febrero de 2018

¿Qué querés ser, cuando seas grande?


¿Qué querés ser, cuando seas grande?



Pregunta en la que abrevamos la mayoría de los que ahora somos grandecitos, y en su mayoría, muchos queríamos ser astronautas. ¿Recuerdan? También aparecía, “¿Tenés novio?” que no aguardaba nuestra respuesta, sino miradas socarronas entre los adultos. 
Tiempos fáciles, de juegos en las veredas y rodillas peladas: en el patio de la escuela se podía correr y ningún padre iba a cuestionar encolerizado a la maestra sobre por qué estábamos corriendo y qué hacía ella cuando nos caímos, ¡un poco de agua oxigenada y a seguir corriendo! Ahora se requiere el llamado a los padres, a la emergencia, labrar actas, lidiar con la paciencia que comienza a huir en aras de la búsqueda del sentido común… y prohibir que corran en el patio. ¿Dónde van a adquirir reflejos: esa destreza para maniobrar y esquivar a los otros doscientos o más, que también se encuentran corriendo? ¿En un vídeo juego? Avanzamos en los disparates y en rubicundas inutilidades.
No le preguntaría a un chico que quiere ser de grande, le pediría a los grandes que dejen a los chicos: ¡ser chicos!

Los que de niños aguardábamos la llegada del 2000 con vuelos espaciales surcando los cielos nos dimos un porrazo. Lo humano avanzó pero no hacia los cielos sino desaforando la comunicación.

La revolución industrial en su inicio fue cruenta, desde hordas de niños hacinados en fábricas a adultos que se desmayaban de pie frente a la línea de producción, pero luchas y muertos mediante, trajo las ocho horas, leyes laborales y vacaciones. Y, ¿qué hicimos? La idea era que los robots encararan las tareas y se  lograrán menos tiempo de trabajo, y más horas de ocio, arte y vida con la familia sin embargo devino en más horas de trabajo, menos disfrute y apenas ratos para estar con el otro, y ni mencionar a los niños: ¿cada vez más tiempo de escuela?

Melancolía al revés, nostalgia de lo que no fue.


Melancolía Nostalgia


martes, 13 de febrero de 2018

Engendros dorados


Engendros dorados 


Interpretar la realidad ocasiona engranajes vacíos y quejosos. 
Cada degustado párrafo arroba cavilaciones tan nítidas como laberintos de espejos, piénselo como un juego, y distráigase encontrando la entrada, porque le aseguro que ingresa por la salida:

Se acaricia la tristeza y se siente la agonía del mundo. Las apariencias no se agotan en el reflejo. La constante asoma como una huida sin embargo, al rato, un nuevo impuesto te vapulea en la realidad. La bohemia se recalcitra en perezas y dislates, ya no es más de una elite de niños mimados que podían dedicarle unos años, ahora se asoman desde todos los círculos.
El cúmulo de aspavientos y donaires informan la cercanía de lo inmediato y crujiente, nada puede carcomer más que la idea de que el tiempo se muere si no se usa.
Ser del otro, no es ya: generosidad; es un desprendimiento tildado de arrogante, aconsejan amarse a uno mismo como la riqueza preciada de éxito. No existen ardides ni silencios, la desdicha del no tener invade con ímpetu heroico y la humanidad fenece en la mezquindad del minuto de asombro.
Las rutas prosaicas de la caridad sacuden ornamentos gastados, poco y nada ilumina sin envilecer; la divinidad dinero no sucumbe ante la ternura, fanáticos berrean mamando golosos, nunca es suficiente.

La violencia corroe lo cotidiano y se instala oronda y fétida.

Usemos un evento democrático: el fútbol. Una pasión que unía en vítores o desdichas al sacerdote, al verdulero y al médico; a la pianista, a la abogada y la portera; a los hijos, a los nietos y los bisabuelos: todos ahogando furias y dolores, todos soltando adrenalina en colores y furibundos epítetos. Encomiables horas en discusiones por una mano que no es de dios pero provoca una  copa.
Ahora, unidos en el miedo, y la ausencia de su presencia en la cancha.
Horror.

Los demonios desayunan asfalto, parapléjicos y raquíticos compiten con la devastación de ser ignorados. Los retratos de la egolatría se envasan en oropeles quirúrgicos. Y la defensa del aburrimiento avala cualquier intentona aparente.

¿Cuándo se envenenó la vida?

Fetiches hambrientos malhumoran la noche, las estrellas son dibujadas a mano por un pintor ciego y moribundo; y en el ocaso: los perfiles de los noctámbulos recién comienzan a despertar.

Noria de cisnes.



Noria de cisnes

SORTEO GRATUITO

Agradezco la difusión del sorteo gratuito que se organiza en el grupo              Un libro… un faro de sabiduría   de la novela No d...